Los 10 errores más comunes al redactar un currículum (I)

El currículum vítae, probablemente el documento más incómodo de redactar. El término viene del latín y su traducción viene a ser “carrera de la vida”. Considero que es una definición bastante injusta y hasta desacertada diría yo. De un CV se puede extraer información valiosa sobre un individuo, pero no creo defina tu persona en exceso. En cualquier caso, su importacia es vital. Es el principal medio por el que acceder a un futuro trabajo, por lo tanto, es un juego al que hay que jugar, y nada mejor que conocer las reglas del mismo para poder usarlas en tu favor. ¡Todo cuenta!. A continuación procederé a hablar sobre errores bastante habituales en la confección del CV. Éstos van a estar referidos, sobre todo, a lo que tiene que ver con su formato y redacción.

curri1#1 “Currículum Vítae”. El primer error, muy común por otro lado, es poner “Currículum Vítae” como título. El CV es un espacio muy limitado, y hay que saber aprovecharlo. Un motivo para no utilizar este vocablo es que, simplemente, estás desaprovechando una extensión del mismo, sin aportar nada útil que tenga que ver con nuestro propósito, que no es otro que el responsable de turno se fije en nuestras aptitudes, ya sea experiencia, formación, …  Luego, hay que ser conscientes que el CV es un documento de venta, de venta de ti mismo. Por lo tanto, el título debe destacar lo más importante, ¡tu nombre!. Tú eres lo que hay que resaltar y tu nombre es el producto. Sé que hablar en estos términos cuando hablamos de personas puede chocar un poco, pero no lo olvides, tienes que hacer que tu CV llame la atención entre cientos de papeles. Ponte en la piel del que recoge el CV, un “Currículum Vítae” en la cabecera no dice absolutamente nada, un nombre y un apellido, desde luego ya indica sobre quién vamos a leer.

Tips-para-un-CV-google#2 Tamaño.  El segundo fail sobre el que hablaré es el tamaño del CV. Puede parecer obvio hoy en día, pero todavía existe gente que cree que su CV va a ser mejor entre más páginas tenga. Esto es un craso error. Debes atraer la atención del profesional de RRHH y si, lo que llega a manos de éste o lo que visualiza en su ordenador es un chorro de páginas, lo que va a hacer es descartar el mismo automáticamente. El CV debe ser un resumen de tus méritos y en el que resalte, por encima de todo, tu objetivo de conseguir el empleo en un área determinada. Divagar y poner información innecesaria desvía la atención sobre este objetivo principal y hablemos claro, da mucha pereza leer un tochaco de hojas. La explicación y profundización sobre tu historia llegará más adelante. Debes causar un impacto positivo súbito con tu CV. Se habla de que cada profesional de RRHH dedica una media de 20 segundos al primer vistazo a un CV, si no se atrae su atención en ese tiempo, lo normal es que seas descartado. Por lo tanto, la extensión es realmente importante (una página siempre mejor que dos). Que conste no caeré en la típica gracieta de que, en este caso, el tamaño no importa (¿o ya lo he hecho?).

#3 Foto. La foto es otro aspecto con el que debes tener cuidado. En primer lugar, el tamaño de la misma debe ser aproximadamente tamaño carnet. Nada de retratos de media página que oculten la información valiosa, no es un apartado que deba sobresalir en absoluto. Los expertos abogan por un fondo color blanco y vestimenta formal. Lo cierto es que yo le daría una vuelta más a esta tendencia, una foto “informalmente controlada” es mi apuesta. Con esto me refiero a una foto en la que aparezcas ataviado acorde al puesto que estás solicitando pero sin caer en excesiva parafernalia a la hora de vestir o en una pose demasiado rígida. La imagen que debes transmitir es serenidad más que seriedad y una excesiva rigidez en tu postura puede llegar a transmitir desconfianza. Tienes que buscar darle un toque distinto a tu imagen entre las miles de fotos de CV que abundan por ahí, pero sin caer en extravagancias. Aunque reitero que no debe acaparar demasiada atención. Un detalle importante es que debería ir situada en la parte superior derecha, pues a la hora de archivar CVs se suelen amontonar y grapar o sujetar con clips por la zona izquierda, de modo que tu foto situada a la derecha hace que sea más fácil la localización de tu CV. Por favor ¡actualiza tu foto!, nada de fotos de la época de instituto, la idea es que coincida con tu imagen actual. Otra consideración a tener en cuenta es que tu imagen tiene que ir acorde al puesto al que aspiras. Antes hablaba de una foto “informalmente controlada”. Es evidente de que si aspiras a un puesto de alto ejecutivo, lo lógico es que tu imagen sea de traje. En el lado opuesto, si lo que pretendes es encontrar acomodo en algún puesto menos cualificado, ir perfectamente trajeado probablemente desentonaría un poco. Cuestión de opiniones y perspectiva. No creo haya verdades absolutas respecto a este tema.

CV#4 Redundancia. Otros desacierto frecuente tiene lugar en lo que respecta a la redundancia de datos. Esta circunstancia se produce cuando se pone información a nivel formación o experiencia innecesaria. Por ejemplo, si posees una diplomatura o licenciatura, carece de sentido incluir en el CV tu diploma de bachillerato. Asimismo, si alguno de los títulos se complementan entre sí y enriquecen tu CV sí es aconsejable ponerlos. Tal podría ser el caso de tener un ciclo formativo de grado medio en Instalaciones Eléctricas y uno superior en Administración y Finanzas. Ambos son perfectamente compatibles. En este caso, la vicisitud se centraría en cuál quieres potenciar a la hora de la búsqueda de empleo. Otra redundancia habitual, esta vez referida a la narración de tu trayectoria profesional, es dedicar demasiado espacio del CV a empleos de menor categoría profesional que has llevado a cabo. Por ejemplo si has trabajado en una empresa como oficial administrativo, pero antes estuviste tres meses de becario en la misma, creo lo ideal sería ni mencionarlo. Si lo haces, al menos pasa de puntillas por tu labor de becario y desarrolla más tu experiencia como administrativo. Céntrate en lo que te interesa potenciar.

#5 Secuencia temporal. A la hora de redactar un CV, se suele cometer el error de no dar demasiada importancia a la secuencia de narración del mismo, o sea, a las fechas. Es esencial no incurrir en saltos temporales. Este hecho siempre despierta sospechas en un profesional de RRHH, pues puede suponer que el candidato oculta información referente al período temporal obviado, o que éste ha descuidado la redacción del CV y ha cometido un error con las fechas, no transmitiendo buenas sensaciones.

Espero te haya resultado interesante. Buen fin de semana. ¡No olvides seguirme a través de facebook y twitter! ¡Gracias por el apoyo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s