La Mochila Austriaca: En busca del empleo perdido

Cuando una amiga me hablaba entusiasmada el otro día de la mochila austriaca reconozco que andaba despistado y sólo fui capaz de visualizarme con mi macuto a la espalda recorriendo senderos rodeado de campos verdes moteados de girasoles… pero resulta que no, que la historia tiene que ver con una medida laboral que llevan implementando desde 2003 en Austria y que les ha llevado a ser considerado referente de Estado de bienestar, con unas de las tasas de desempleo más bajas de Europa, por debajo del 5% (sí, no es broma).
mochila buzz223523 Aprovecho esta circunstancia para hacer un inciso. Resulta que a finales del año pasado cumplí uno de mis objetivos vitales que era realizar el Camino de Santiago (ruta francesa). Durante el período que estuve inmerso en esta increíble experiencia conocí gente de diferentes nacionalidades. El típico tema de conversación era qué motivos te habían llevado a hacer el Camino, y una particularidad que me llamó la atención fue que mientras los caminantes centroeuropeos me hablaban de que habían abandonado su trabajo para tomarse un tiempo de reflexión y pensar qué hacer con su vida, los peregrinos españoles me contaban que habían sido despedidos o estaban sin curro, y estaban aprovechando ahora que tenían tiempo para hacer el Camino y reflexionar sobre el futuro. Desde luego es una generalización, no pude hacer una estadística pues estaba a otros pensamientos pero recuerdo me resultó llamativa esta circunstancia.

Me centro, la mochila austriaca es tema de actualidad debido a que Ciudadanos la ha citado como una de sus medidas estrella para atacar el cáncer del desempleo en nuestro país, con una tasa por encima del 23% (sí, tampoco es broma), aunque ya antes había sido mencionada por Zapatero y Corbacho en 2010, quedando esta tentativa en agua de borrajas. En noviembre del año pasado era el servicio de Estudios del BBVA el que sacaba esta propuesta a colación, hablando de un sistema mixto. Pero realmente, ¿en qué consiste esta proposición? ¿Qué conllevaría para trabajador y empresario?. A continuación procederé a su análisis.


Mochila-con-dólar# ¿Qué es?

El modelo de mochila austriaco por lo que aboga es por la creación de un fondo a nombre del trabajador en el cual la empresa va depositando una determinada cantidad de dinero al mes, para, en el caso de ser despedido el trabajador disponga de esta bolsa. Lo que supone esta disposición es que desaparecería la indemnización única en el momento de ser despedido. Ésta será sustituída por una aportación paulatina a una hucha a la que accedería el trabajador en caso del cese de su relación contractual con la empresa. Esta cantidad se constituye de forma similar a un fondo de ahorro, propiedad absoluta del trabajador, de modo que el montante es capitalizado, obteniendo un rendimiento por dicho capital. Y garantizando el Estado la totalidad de las aportaciones netas.

El objetivo de este precepto es fomentar la contratación indefinida por encima de la temporal, agitar el mercado laboral en busca de su reactivación e intentar eliminar ese fobia actual a la contratación. Reseñar que la propuesta de la que se está hablando es la de un modelo mixto, que combine la mochila con la indemnización “tradicional”. En concreto lo que planteaba el BBVA era que 8 días por año trabajado fuesen gestionados por el sistema de la mochila y el resto de la indemnización (20 días por año en el caso de despido procedente y 33 por despido improcedente) fuesen pagados por el empresario como viene ocurriendo hasta ahora en nuestro país. Tambien señalar que este sistema no implica que la indemnización desaparece, como se comenta en algunos círculos, sino que cambia su método de acumulación.

Se trata, sin ninguna duda, de un concepto polémico, a continuación intentaré destripar las posibles ventajas e inconvenientes que se deducen de su posible puesta en práctica.

# Pros

No hay tope de indemnización. Sabemos actualmente que la ley marca unos determinados límites respecto a la cantidad que recibe un trabajador cuando es despedido, variando según el tipo de contrato (éste es otro claro topic de post: la cantidad variopinta de contratos que existen en España, con sus correspondientes peculiaridades, de ahí que suene mucho en el ámbito laboral la posibilidad del contrato único). Hablamos de que, cuando el despido es improcedente y la relación contractual es indefinida, la indemnización es de 45 días por año trabajado, siendo el máximo a cobrar 42 mensualidades, y así, un largo etc, del que ya hablaré en otro post. Lo interesante es que con la mochila austriaca no hay límite, cuanto más años trabajes más crecerá tu fondo, de modo que un trabajador con bastantes años de antigüedad acumulará una bolsa superior a la que se llevaría en las condiciones vigentes.

mochila finiquito-n-365xXx80 Se acabó el irte con una mano delante y otra detrás. ¿Sabías qué en 2003 cuando ese icono cultural de la Ibiza más decadente llamado Pocholo berreaba con vehemencia acerca de su mochila, el gobierno de centroderecha austríaco introducía el modelo de mochila austriaca en el panorama laboral?. ¿A qué es inquietante la coincidencia?. Pues igual que Pocholo imploraba por la propiedad de su mochila, los trabajadores, con la introducción de esta medida se aseguran lo mismo: Tu mochila es ¡tuya!.

¿Cuántas personas no se han animado a cambiar de puesto de trabajo por miedo a perder el importe de la indemnización? ¿Cuántos no se arriesgan a iniciar su propio proyecto empresarial por no disponer de un capital de inicio?¿Cuántas personas se encuentran estancadas laboralmente y se resisten a moverse por miedo a perder los derechos adquiridos después de años? La respuesta es… ¡muchas!, incluso creo me incluyo.

Pues, con esta propuesta, si el trabajador es despedido pueda usar su fondo ipso facto y si es él el que decide irse, mantiene este fondo, aunque no lo puede usar hasta pasados 5 años (tiempo que me parece excesivo). Además, si se jubila sin haber hecho uso de ella, la mochila se incorpora como complemento a su pensión. Otro detalle es que, en caso de fallecimiento, el fondo pasaría a sus herederos. Es el fin del miedo al cambio, ya no hay excusas.

Premio a los productivos. Desde el punto de vista empresarial, esta medida acarrea también ventajas. Cuando un trabajador no rinda al nivel exigido o por cualquier avatar la compañía quiera prescindir de los servicios de su empleado, ya no tiene que afrontar el problema que suponía enfrentarse a una cuantiosa indemnización en un momento determinado, sino que, mes a mes, se ha ido depositando en la bolsa del empleado en cuestión. Con esto se mantiene en nómina a los empleados más productivos, no a los menos costosos. Creo es interesante, supone periodificar los costes futuros, haciéndolos más factibles para las compañías.

mochila patadaApuesta por el contrato indefinido. De lo que se está hablando es de una indemnización creciente, de modo que, en los primeros años sería más barato despedir a un trabajador fijo que uno temporal, por lo cual, cabe preveer que el número de estos últimos caerá considerablemente. Aquí, cabe considerar que la calidad del contrato daría un salto cualitativo (los empleados con contrato fijo preveen van a estar tiempo en la empresa por lo que se motivan más en su aprendizaje, al igual que la empresa, que, en vista a esta circunstancia, mejora la impartición de una correcta formación) y cuantitativo (es conocida la diferencia salarial positiva a favor de los indefinidos sobre los temporales, a consecuencia de que su productividad inicial suele ser superior, debido a su mayor motivación por la perspectiva de permanencia).

# Contras

Contaba anteriormente que el planteamiento de esta medida es un asunto controvertido, alegando sus detractores algunos inconvenientes. La principal duda yo creo radica en cuanto a quién va a poner la pasta de la mochila. Quizás lo más lógico sería que se hiciesen cargo las empresas, lo cual supondría que se incremente el coste de contratación, recordando que, con la mochila en las empresas asciende el coste directo en detrimento del coste indirecto, al sustituir el desembolso futuro único de la indemnización por el pago mensual de la misma. Esta subida del coste de contratación puede ser inasumible por las empresas, por lo que no tendría ese efecto deseado de reactivación del mercado laboral. Otra opción es que se haga cargo el trabajador, dedicando un porcentaje de su salario a la mochila, que no olvidemos es un depósito personal y que está capitalizado dando rédito. Se habla de una tercera variable, que es que el Estado plantee a las empresas que asuman este cargo compensándolas con una reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social, aliviando de esta manera la presión directa sobre ellas. El pero a esta opción es que, sabiendo lo apretado que anda el presupuesto que maneja el Estado, habría que temer que incrementase la presión por otro lado, siendo el ciudadano el más vulnerable en esta situación. No sé, conjeturas de un mal pensado.

Implantación compleja. Implementar esta propuesta (también recuerdo que lo que se pretende es una alternativa mixta de indemnización) conllevaría una conciliación entre esta nueva aportación, que recuerdo es individual, con las prestaciones por desempleo y las pensiones, que salen de la hucha común. ¿Habrá suficiente para cubrirlas?

mochila finiquito mortimer¿Adecuada para España?. Aquí manejo dos aspectos: la primera hace alusión a que habrá que tener en cuenta la idoneidad de esta medida sobre las particularidades económicas de nuestro país. Por ejemplo, en mi Comunidad Autónoma, Canarias, el sector turístico, después del desplome de la construcción, es el que tira del carro de la contratación. Éste es un sector marcado por la temporalidad, por lo tanto, ¿podría llegar esta medida a encarecer el empleo en este sector en beneficio de otros sectores en los que la contratación indefinida es más adecuada?. El segundo apunta a que hablamos de que la mochila es básicamente crear un depósito y capitalizarlo. ¿Quién manejará estos fondos y qué condiciones tendrán? ¿Entrarán las entidades de crédito en acción a sacar partido de la coyuntura?. Supongo que esta apreciación se deriva de la actual desconfianza hacia el sector financiero pero, tras la crisis vivida y que seguimos padeciendo ¿No es para estar con la mosca detrás de la oreja?.

Para acabar, es indudable que se trata de una medida debatible pero, también es incuestionable la necesidad imperiosa de vencer los viejos anclajes de nuestro sistema laboral y adoptar métodos más flexibles y más acordes a la problemática de desempleo y precariedad laboral que vivimos en España. Es obligatorio un cambio de rumbo en este sentido. Citando a Spencer Johnson en esa obra de arte llamada ¿Quién se ha llevado mi queso? “El movimiento hacia una nueva dirección te ayuda a encontrar un nuevo queso”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s