Ser autónomo en España y el resto del mundo

Desde que empecé a escribir el blog tenía ganas de tocar el tema de los autónomos. Más que nada, por expresar simplemente mi admiración y presentar mis respetos a este colectivo, denostado y yo diría que hasta maltratado en nuestro país. Y el estudio realizado por la revista económica Forbes evaluando la situación de los autónomos en distintos países europeos y EEUU me ha dado autonomosaltola oportunidad. Nunca he sido autónomo, me lo he planteado cantidad de veces pero lo cierto es que las trabas burocráticas han aplacado mi espíritu emprendedor (al menos hasta ahora). Pero sí he vivido de cerca la realidad en la que andan inmersos estos héroes que no saben que lo son. No quiero tampoco que este post se convierta en una oda gratuita al autónomo, aunque lo merezcan. Pero sí que es necesario dejar constancia y si se puede, en voz alta, de la situación flagrante a la que se enfrentan los pequeños emprendedores en nuestro país en comparación a otras naciones.

Se habla de ellos como el motor de la recuperación. Se deposita en ellos la esperanza de reactivar la economía. Cuando, a efectos prácticos se les ponen gran cantidad de escollos a salvar. Se les cita como instigadores del trabajo en B. Se hacen campañas a lo grande para perseguir el fraude fiscal a nivel de calle (grande esa última campaña de sensibilización con ese lema de “lo que defraudas tú lo pagamos todo”) cuando día sí y día también golpean nuestros sentidos noticias sobre los Puyol, Bárcenas, la trama Gürtel o el caso Nóos.

Pero no quiero irme del tema. Volviendo al estudio de Forbes, en el que España no es mencionada, lo cuál entiendo es afortunado, porque si no saldríamos bastante mal parados, éste valora a las naciones en base a las facilidades, condiciones y pagos que se les da a sus ciudadanos para empezar a trabajar por cuenta propia. En cabeza aparecen Francia y Reino Unido, figurando Alemania en último lugar (sí, el coloso a la cola). Pero ¿qué supone ser autónomo en España y qué implica en otros países?

automus # España. Hablamos de que en nuestro país el número de trabajadores autónomos ha ido en aumento en los últimos años alcanzando la tasa del 19% del total de población activa. Por lo tanto, estamos tratando la problemática de uno de los principales agentes en el panorama laboral. Lo que se encuentran estos emprendedores es que cuando comienzan su actividad tienen que indicar su base de cotización. Lo mayoritario, porque es lo más asequible económicamente es que se escoja la base mínima de 884,4€, por lo que la cuota mensual a afrontar es de 264,44€. Con este desembolso únicamente se aseguran la prestación por IT (incapacidad temporal) en el caso de enfermedad común. Si quisieras cubrirte las espaldas frente a otros posibles sucesos como accidente laboral y enfermedad profesional, o por si cesas tu actividad; el llamado paro de los autónomos, totalmente ineficaz hasta el momento por los altos requisitos de acceso y el pírrico tiempo de amparo de la misma (dos meses); la cuota se incrementa algo más. Aparte de las cotizaciones sociales, está el yugo que supone las cargas tributarias, con esas malditas siglas de IVA (IGIC en Canarias) e IRPF apareciendo en las pesadillas del autónomo de turno. Esta carga se materializa en desembolsos trimestrales.

autonomolápizEs lo suyo también hablar de la medida tomada en 2013 por el gobierno, la conocida tarifa plana para nuevos autónomos, en base a la cual, se reduce la cuota a una cantidad cercana a los 50€ durante un semestre, para después irse incrementando hasta alcanzar el importe vigente. Se agradece el intento en beneficio de este gremio, pero se antoja ciertamente insuficiente este dispositivo, teniendo en cuenta que no tiene efecto retroactivo y los altos desembolsos que tienen que efectuar los autónomos, como ya he relatado. Pero ¿Y en el resto de Europa?

# Francia. A la cabeza del ránking elaborado por esta publicación se sitúa Francia (valorado con un 9.5 sobre 10). Las razones son que el importe de las cuotas depende de la profesión que lleve a cabo el autónomo y , sobre todo, de las ganancias que éste presente. Pero el beneficio más destacado es que no pagan ninguna cotización el primer año. Asímismo, con el alta como autónomo tienen cubiertas gran cantidad de necesidades como derecho gratuito a asistencia sanitaria, jubilación, incapacidad temporal y pensiones por viudedad e invalidez.

# EEUU. Y ¿ qué ocurre al otro lado del Atlántico?. Pues en la nación de las barras y estrellas las facilidades al autónomo son palpables. De hecho, recibe la segunda mejor calificación según Forbes (9 sobre 10), debido a que optan por no pagar cuota fija y se tributa en relación a lo que se produce. Igualmente se menciona la sencillez del trámite para darse de alta, sin tediosas trabas burocráticas. La contrapartida está en la obligación de pagar una prima para el seguro médico.

# Reino Unido. Aparece muy bien valorado por Forbes (8 sobre 10). Presenta condiciones más que ventajosas, en cuanto a que el colectivo de autónomos sólo paga una cuota fija que oscila entre los 13 y 58 euros, dependiendo de tus ingresos. Añadir también, que el VAT (equivalente al IVA) se liquida a final del ejercicio, no trimestral, y siempre en base a tus beneficios.

# Italia. Al sistema italiano se le otorga también una puntuación de 8, y me llama particularmente que su planteamiento es realmente elemental: el autónomo no paga ninguna contribución fija, simplemente tiene que abonar un porcentaje de sus ganancias (en torno al 20%). De esta forma no se masacra al emprendedor con el coste fijo que supone la cuota, que en España tiene que pagar facture o no.

# Portugal. A nuestros vecinos también le otorgan una aceptable consideración (7 sobre 10) pues apuestan por un sistema de tratamiento a autónomos bastante similar al italiano, en el los empresarios autónomos pagan en función de lo que ganan, lo que un porcentaje superior (se habla del 24,5%), sin pagar cuota invariable ni IVA.

# Holanda. En el hermoso país del tulipán y otras maravillas, el trato al empresario individual es también dignamente calificado (7 sobre 10). Aquí el autónomo paga una cuota fija de unos factibles 50 euros al año. La pega del sistema holandés es que el autónomo tiene que asumir el gasto de su seguro médico, que se cuantifica en unos 100 euros mensuales.

# Alemania. En el vagón de atrás Forbes evalúa al sistema alemán con un discreto 6.5 sobre 10. Los motivos es su preferencia por un método de cuota fija, que ronda los 140€ mensuales (siempre que se supere una barrera de ingresos netos de 1.700€) y la obligatoriedad del pago del seguro médico, calculado en unos 150€ al mes.

autonomo_PLYIMA20141124_0018_5 Bueno, este es un esbozo de lo que pasa en España y en el resto del mundo respecto a los empresarios individuales. Si apareciéramos en Forbes, no hay que ser un lumbrera para deducir que nuestra puntuación andaría por debajo de los países mencionados. Y esto es algo incomprensible, y añadiría intolerable. Porque son bonitos los discursos políticos abogando por el autoempleo, pero seguimos anclados a un sistema de tratamiento a los autónomos que no se ha modificado en esencia desde antes de la democracia. Se persigue a degüello la economía sumergida (no justificable por otro lado) pero no se elabora ninguna política interesante para fomentar el emprendimiento. Quiero ser optimista, creo estamos en un proceso de cambio en muchos sentidos, por lo que toca ya modificar sustancialmente aspectos como éste. Considero, desde mi humilde punto de vista, que en España hay un grandísimo potencial emprendedor. Es hora, ya no de facilitarles el camino, sino simplemente no entorpecérselo. Hay una frase que me gusta mucho de la célebre escritora Rosa Chacel que dice “Claro que hay que romper barreras, pero ¿con qué ariete?”.

Anuncios

2 respuestas a “Ser autónomo en España y el resto del mundo

  1. manescan 2 abril, 2015 / 7:05 am

    Totalmente de acuerdo contigo, últimamente se hace mucho hincapié en que hay que favorecer a los nuevos emprendedores porque son un motor de la economía, pero lo cierto es que a la hora de la verdad parece que los incentivos se quedan en palabras, porque los autónomos en este país siguen estando bastante desamparados y sujetos a una regulación que no estimula en absoluto a quienes de verdad quieren apostar por la creación de un negocio. En fin…habrá que ver si en el corto o medio plazo las buenas palabras se empiezan a traducir en hechos. Muy buena entrada 😉
    Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. artemisosa 6 abril, 2015 / 4:16 pm

    Muchas Gracias! Lo cierto es que sí, creo es necesario un cambio urgente en este sentido. Toca ser optimistas :). Un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s