Los 10 errores más comunes en una entrevista de trabajo (I)

No hay plan perfecto. Así de claro. Una entrevista es empatía, y para que sea exitosa debe establecerse un intercambio positivo de energías. En este encuentro no todo depende de ti, puede salir mal incluso si cumples con todas las premisas que enumeran los expertos de RRHH. Al final, es una cuestión de causar una buena impresión y esta entrevista sonrisacircunstancia, a pesar de que pongas todo tu empeño en ella, simplemente, en ocasiones no se da. Pero en lo que sí te puedes enfocar es en no arruinarla antes de tiempo con descuidos fácilmente evitables. Enfrentarse a una entrevista conlleva cierta preparación mental, debes
conocer tus puntos fuertes, e intentar potenciarlos, y tus debilidades, para procurar camuflarlas o incluso convertirlas en fortalezas. Es una venta, y  tú eres el producto. No conozco a ningún comercial exitoso que no crea en lo que vende. No digo nada novedoso si hablo de la confianza en ti mismo como un aspecto clave. Pues bien, a la autoestima se suman otros agentes esenciales como la formación, la experiencia, la comunicación, … pero todos estos elementos pueden quedar en nada si cometes alguno de los denominados errores fatales.

#1 Poner a parir tu anterior trabajo. Es inevitable que en una entrevista no tengas que responder a preguntas sobre tu anterior ocupación profesional, y aquí aparece el riesgo de venirte arriba y ponerte a criticar a todos tus ex. Todos hemos tenido que lidiar con circunstancias desagradables en algún momento de nuestra trayectoria profesional: algún superior despota, algún compañero insoportable, alguna tarea extremadamente tediosa, … pero debes ser cuidadoso con lo que cuentas en una entrevista. Cuando hablas de forma entrevista muñecos blancosperniciosa la sensación que proyectas nunca es favorable. El entrevistador no es tu amigo, ni está de cañas contigo en el bar de la esquina, debes intentar transmitir una imagen de profesionalidad ante todo. Si te pones a despellejar tu antiguo trabajo, a pesar de que puedas tener todos los motivos del mundo, lo que emites es un halo de energía nocivo para tus intereses. El entrevistador puede contagiarse de esta negatividad y pensar cosas como que eres un trabajador conflictivo, poco leal, rencoroso, o incluso poco comprometido (pues, al fin y al cabo, ni te conoce ni creo que tengan especial relevancia para él tus antiguas desavenencias laborales). Aparte está la probabilidad de que el entrevistador tenga algún nexo de unión con tu antigua empresa, pues es de sobra conocido que el mundo es un pañuelo. Lo recomendable cuando trates de tu anterior empleo es ser correcto, hablar de las cosas que aprendiste y, si te toca hablar de los motivos del cese, pues trata de nombrar tus ansias por un nuevo desafío o tus ganas de afrontar un reto que haga que no caigas en el pozo del estancamiento. Es una buena manera de transmitir una impresión dinámica de tu persona sin dañar la imagen de tu anterior empresa.

#2 No hacer los deberes. Antes de presentarte al examen debes estudiar, aunque sea un poco. Debes buscar la máxima información que puedas sobre la empresa que te ha llamado. Es importante conocer datos sobre la actividad de la misma, su historia, principales productos o posición en el mercado. Hay una frase de C.J. Cherryh que dice “El comercio no trata de mercancías, sino de información”. Pues bien, en este caso juega un papel vital, no sólo para ayudarte a hacerte una idea sobre dónde te estás metiendo, sino porque causarás una grata impresión al entrevistador al demostrar que te has interesado por conocer su compañía. Deja entrever que eres una persona avispada y que haces tus deberes. Aquí aportaría que, si conoces algún logro relevante de la empresa, lo sacaras a colación y manifestaras cierta admiración (tampoco pasarte de pelota). Porque ciertamente todos tenemos nuestro ego y nos gusta que nos regalen los oídos. Además la labor de búsqueda de datos, hoy en día, en la era digital, es relativamente sencilla. Basta con consultar la web de la empresa o su perfil de facebook. También puede resultar provechoso echar un ojo a los últimos artículos en el que se mencione a la compañía.

entrevista Puntualidad#3 Llegar tarde. Comentaba anteriormente que la entrevista va de proyectar unos valores. Por lo cual, si eres impuntual, ya podrás haberte currado la interview o ser el candidato adecuado para la oferta, que, lo más probable es que tu candidatura sea desestimada, y yo añadiría que justamente. Es un error más común de lo podría parecer y es mortal porque supone nadar contracorriente sin haberte metido en el agua. Evoca de ti que no eres una persona confiable. Aparte está el nerviosismo añadido que supone llegar tarde y que puede perjudicar tu comportamiento durante la entrevista. Lo recomentable es llegar con suficiente tiempo de antelación para evitar posibles problemas de atascos o demás imprevistos, localizar correctamente el emplazamiento y disponer de un breve lapso para calmarte, prepararte y entrar sereno a la entrevista.

entrevista móvil#4 No apagar el móvil. Dicen que el amor se encuentra en los pequeños detalles. Pues extrapolándolo al ámbito de la entrevista, el móvil es ese pequeño detalle que puede arruinar por completo tu relación, laboral en este caso. Vivimos en una sociedad dónde el móvil es nuestro compañero inseparable, nos relacionamos por él y muchas veces para él. Y precisamente por esto, puede aniquilar nuestras opciones en un instante. ¡Apágalo o siléncialo por favor!. No hay nada más funesto que el móvil te suene en mitad de una entrevista, es poco profesional y nada respetuoso. Mención aparte merecen los que contestan y parlotean ante la mirada atónita del entrevistador. Es cuando la valentía da paso a la temeridad.

entrevista corbata#5 Descuidar la imagen. Aunque muchos lo nieguen, tu apariencia tiene relevancia. Los responsables de RRHH son simples mortales y la primera impresión que se llevan, por desgracia, deriva de la imagen con la que te presentes en la entrevista. Esto no va de vestir ropa de marca o renunciar a tu personalidad. No es necesario, en ocasiones, vestir de traje y corbata impoluto a lo Barney Stinson. Va de no distraer la atención sobre lo que realmente importa, que es tu valía profesional y tus habilidades para desempeñar con éxito la labor que se te encomiende. Lo recomendable es llevar una vestimenta acorde al puesto al que optas. Es importante también conocer algo de la cultura de la empresa, pues te dará pistas sobre el atuendo adecuado. Modelos extravagantes, gafas de sol, olor a tabaco, perfumes fuertes, … son pormenores a evitar.

En el siguiente post seguiré analizando los principales fails a la hora de enfrentarte a una entrevista ¡no te lo pierdas!. Probablemente sin recursos, pero todavía humanos. ¡No olvides seguirme a través de facebook o twitter! ¡Gracias por el apoyo!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s