Destripando el contrato único: ¿Bendita solución o maldita mentira?

Mañana es día de elecciones. Día en el que se elige la ruta a seguir durante los próximos cuatro años. Sin entrar demasiado en valoraciones políticas, hay una propuesta en el apartado laboral (ya es buena noticia que el foco se centre en este campo) que ha destacado sobremanera. Se trata de la medida estrella de Ciudadanos: el contrato único.

contratounicookLa idea es que todos los contratos sean “indefinidos” con una indemnización por despido progresiva, que aumenta en base a la antigüedad del trabajador en la compañía. El concepto suena bonito (más en plena campaña electoral) pero, como con todo en la vida, existen
pros y contras. Lo importante con esta propuesta es el espíritu de la misma. Esto, a efectos prácticos, es que depende de lo generoso o restrictivo que se sea a la hora de establecer los parámetros de indemnización esta disposición puede atacar el problema de la precariedad, o bien acrecentarlo, cayendo en ese temido abaratamiento del despido.

Ventajas del contrato único

# Fin de la dualidad. Pero empecemos por las ventajas que esgrimen los partidarios de esta propuesta. Hablan de eliminar las diferencias que existen entre trabajadores indefinidos (respaldados por una indemnización más cuantiosa que los eventuales) y los trabajadores con contrato temporal (azotados por la precariedad y una indemnización más reducida). La idea es acabar con la dualidad (es muy común escuchar eso de acabar con la división entre trabajadores de primera y de segunda). Supone un pacto de solidaridad entre los currantes con contrato fijo (supuestamente bien protegidos) y los trabajadores con contrato temporal (que se supone empezarían con un mayor amparo, en cuanto a indemnización se refiere).

acuerdo-297x300# Simplificar la gestión. Es cierto que en España existen actualmente más de 40 tipos de contratos diferentes. Lo que se pretende con el contrato único es aliviar esta complejidad administrativa y jurídica, abreviando el proceso de contratación reduciendo las modalidades a tan solo una.

# Apuesta por la productividad.  El propósito es que si, desgraciadamente, la empresa tiene que acometer un despido, el criterio no sea el coste de la indemnización, sino el rendimiento del trabajador. Según algunos teóricos se paliaría la volatilidad del empleo al evitar en tiempos de crisis el despido masivo de trabajadores temporales.

# Reducir la desigualdad. Algunos defensores de esta medida llaman al contrato único contrato de “igualdad de oportunidades”. La razón es que se ambiciona disminuir la vulnerabilidad que determinados colectivos sufren ante la rotación laboral como las mujeres, desempleados mayores de 45 años, inmigrantes y, sobre todo, jóvenes.

Desventajas del contrato único

# Igualar por abajo. Los críticos de esta medida argumentan que el resultado de la aplicación del contrato único va a significar una reducción de la cobertura relativa a la indemnización de los trabajadores fijos, teniendo que transcurrir una serie de años (recordar que el contrato único está asociado a un sistema de indemnización denominado mochila austriaca, por el cual el trabajador va acumulando anualmente un porcentaje de la prestación que recibiría en caso de cese) para recuperar un derecho que, con la normativa actual, alcanzarían simplemente al convertirse en indefinidos. Aquí es donde los detractores atacan con más dureza señalando que la consecuencia directa más dolorosa sería el abaratamiento del despido (es evidente que para las empresas deshacerse de un trabajador en los primeros años de relación laboral resultaría económicamente más sencillo). Vuelvo a recalcar que todo dependerá del baremo de indemnización que se establezca.

# Falta de flexibilidad. La exclusiva existencia de una modalidad de contrato hace que englobe todas las casuísticas laborales, de modo que sectores cuya actividad sea cíclica se verían perjudicados por la imposibilidad de ajustar su temporalidad a un tipo de contrato eventual.

employment-contract-2# La temporalidad no sólo es el problema. Algunos autores manifiestan que, si bien en los primeros años de la crisis (sobre todo, entre 2008 y 2010) la pérdida de empleos temporales fue una auténtica sangría (probablemente por la facilidad a la hora de rescindir estos contratos), a partir de entonces el verdadero conflicto ha surgido a raíz de la pérdida de empleos indefinidos. La rotación en los puestos de trabajo fijos recién creados ha aumentado significativamente. Por ejemplo, en 2014 para que se creara un nuevo puesto de trabajo fijo hizo falta que se firmaran 1,42 contratos indefinidos, cifra superior, por ejemplo en comparación a 2011 (en plena crisis) cuando eran necesarios 1,15. En cuanto a la supuesta sobreprotección recordemos que tras la última reforma laboral la indemnización por el cese de un contrato indefinido descendió de 45 a 33 días por año trabajado, más que posible causa de la inestabilidad en torno a la celebración de este tipo de contratos.

09-28# Arbitrariedad en la causa. Todos los expertos coinciden en que, en esta nuestra dura realidad laboral, existe una utilización abusiva de la contratación temporal. Muchos puestos de trabajo para los que, por su naturaleza, se debería usar la modalidad indefinida, son disfrazados, en cuanto a causa y origen de la relación contractual se refiere, para poder utilizar la modalidad de contrato temporal. El fraude de ley es bastante notorio. Pues bien, el contrato único hay que dejar claro que es un contrato descausalizado, el cual puede ser rescindido en cualquier momento. Este aumento de la facultad empresarial a la hora de decidir el cese de la vinculación contractual deja en entredicho el reconocimiento constitucional del derecho al trabajo y, sobre todo, deja al trabajador bastante expuesto y no demasiado protegido ante la eventualidad de una rescisión de contrato. Se habla, en este sentido, de entronización de la arbitrariedad empresarial, prevaleciendo el interés del empleador antes que el del empleado.

En definitiva, el alma de este contrato único determinará si se trata de una medida que pueda atajar el grave conflicto laboral que existe referente a la precariedad o ahondar más en esta herida, ya bastante sangrante de por sí. Como símil cinematográfico y ahora que estamos en pleno estallido galáctico con el estreno de una nueva peli de la saga de Star Wars, se podría decir que con el contrato único pasa  un poco como con el uso de la Fuerza. Usada en buena dirección, orientada hacia la luz, puede salvarnos de una realidad cruel. Pero orientada hacia el lado oscuro, puede terminar de darnos la puntilla, laboralmente hablando.

Me prometí  a mí mismo hacer una alusión musical al final de cada post. En esta ocasión, y teniendo en cuenta que he hablado de nuevas medidas, de la necesidad de cambios en nuestra legislación laboral que mejor que un clásico como “Wind of Change” de Scorpions, que recomienda no tener miedo y dejarnos llevar por esos vientos de cambio.

¡Sin Recursos ha vuelto por Navidad! Probablemente sin recursos, pero todavía humanos. ¡No olvides seguirme a través de facebook o twitter! ¡Gracias por el apoyo!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s