“Por lo menos tienes trabajo” : El leitmotiv de la precariedad laboral

Dicen que en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Siempre he odiado este aforismo popular, me parece induce al conformismo, el cual, bajo mi punto de vista, es uno de los pecados más flagrantes que se pueden cometer. Pues bien, el “por lo menos tienes trabajoalfiler (2)que escuchamos a diario en la sociedad española viene a ser el equivalente laboral a este dicho. Podríamos hablar de que los desempleados serían los ciegos y los currantes los tuertos. Analizándolo no deja de ser una absoluta realidad pero, sinceramente, no me gusta. Escuchar en las calles y bares a gente que habla del hecho de tener trabajo como si les hubiese tocado la lotería no es agradable. Es evidente que en un país con una tasa de desempleo que ronda el 23% Sigue leyendo

Anuncios

Los beneficios de la siesta en tu rendimiento laboral

En 2012 se inició una política de Estado conocida como marca España, con la que se pretendía mejorar la imagen exterior de nuestro país, asociada tradicionalmente a estereotipos tan trillados como los toros, el flamenco, la sangría (hablo de alcohol, no de ortografía) y por supuesto, la castiza siesta. A éstos yo añadiría, gracias a la estupenda labor de nuestros queridos políticos (no soy de generalizar, pero aquí me voy a dar el capricho), la corrupción. Pero volviendo a ese sagrado hábito de descanso nacional, existe una animadversión palpable hacia the-telegraph-siestaesta costumbre desde otros países. Fueron notorios los artículos dedicados hacia esta práctica en The Telegraph y New York Times (realmente curioso que ambos rotativos hayan hecho reseña de la siesta española). El rotativo británico por ejemplo hablaba de la siesta como un serio retroceso que sólo contribuía a descender la productividad. Al artículo lo acompañaba la mítica foto de un señor entradito en carnes quedándose dormido en una silla (¿Habrá consentido este señor el uso de su imagen?Imagino su asombro al enterarse que su foto echándose una cabezadita anda rulando por medio mundo). El laureado periódico americano por su parte, trataba este tema criticando nuestro empecinamiento en vivir con nuestro propio reloj, inconcebible actitud cuando Sigue leyendo