Mentiras y verdades sobre… las ETTs

Las ETTs (Empresas de Trabajo Temporal) son compañías cuya actividad consiste en la contratación de trabajadores para cederlos temporalmente a otra empresa.

Por relatar brevemente su funcionamiento, son entidades que ejercen de intermediarios laborales. El trabajador es realmente contratado por la ETT, por lo que es la ETT la que responde ante él a efectos de cotización a la Seguridad Social, pago de nóminas, prestación por desempleo, formación a través de cursos, accidentes de trabajo, bajas por enfermedad común o prevención de riesgos laborales. Esta unión se traduce en la redacción de un contrato laboral.

¿Son las ETTs el circo del empleo?
¿Son las ETTs el circo del empleo?

Luego se establece otro vínculo entre la ETT y la empresa usuaria, cuya figura documental es el CPD (Contrato de Puesta a Disposición), que tiene por objeto la cesión del trabajador para prestar servicios en la empresa cliente, quedando el trabajador sometido al poder de dirección de la empresa usuaria. Este ente abona una determinada cantidad a la ETT por esta cesión.

Existe una cantidad de bulos enormes en torno a la labor de las ETTs. Desde luego, no dejan de ser empresas, por lo que su carácter es claramente lucrativo (está claro que no son ONGs), pero siempre ha existido una tendencia a demonizar las mismas.

Una falacia que gira mucho alrededor de estas compañías es que la ETT se queda con parte del salario del trabajador. Por el funcionamiento que expliqué anteriormente queda claro que los vínculos son totalmente distintos entre ETT y trabajador, y ETT y empresa usuaria. Las Sigue leyendo

Anuncios